Historia

El Club Estudiantes de La Plata se fundó el 4 de agosto de 1905 luego de que un grupo de aficionados al fútbol decidiera crear una institución cuya actividad principalmente justamente sea la del fútbol. El primer nombre que llevó fue el de “Club Atlético Estudiante” de acuerdo al acta firmada por su primer presidente: Miguel Gutiérrez. Los colores y el diseño de la camiseta fueron establecidos tras una Asamblea realizada un año después (1906) en el que se priorizaron los colores rojo y blanco que utilizaba el English High School, al cual pertenecían la gran mayoría de los socios fundadores. Las franjas de la camiseta fueron modificadas debido a que la camiseta resultaba similar a la que usó el tradicional equipo de Alumni, un ícono de la era amateur del fútbol argentino.

El primer estadio se erigió donde funcionaban los talleres del antiguo ferrocarril (19 y 53) hasta el 25 de diciembre de 1907, fecha en la que inauguró el estadio Jorge Luis Hirschi, ubicado en 1 y 57, donde actualmente se están llevando a cabo las obras para finalizar el nuevo estadio. En el plano amateur consiguió su único título en 1913 y se alzó como el primer equipo platense en consagrarse campeón de la máxima categoría del fútbol argentino. En lo que respecta al profesionalismo, Estudiantes debutó en 1931 con un triunfo frente a Talleres de Remedios de Escalada por 3-0, marcando Alberto Zozaya el primer gol de la era para el conjunto albirrojo.

En 1935 toma el nombre definitivo de Club Estudiantes de La Plata y en 1953 descendería por primera vez a la segunda categoría del fútbol argentino debido a un hecho que nada tiene que ver con el fútbol: el club fue acusado por organismos del estadio nacional que presidía Juan Domingo Perón a tal punto que hasta se intervino la conducción del mismo.

La época dorada llegaría hacia fines de los años 60’ y principios de los 70’ de la mano de Osvaldo Zubeldía, técnico del primer equipo, y con Mariano Mangano sentado en el sillón presidencial. El 6 de agosto de 1967 obtendría el primer Campeonato Metropolitano tras vencer a Racing por 3-0 con goles de Raúl Madero, Juan Ramón Verón y Felipe Ribaudo.

Ese título le valió poder participar de la edición de la Copa Libertadores de 1968, la primera conquista en el plano internacional que obtendría luego de superar a Palmeiras de Brasil en una serie que se extendió en tres particos y coronó al Pincha el 16 de mayo en el Centenario de Montevideo.

De esta manera, Estudiantes seguía creciendo en el plano futbolístico a tal punto que debió disputar la Copa Intercontinental ante el poderoso Manchester United, equipo que tenía entre sus filas a George Best, uno de los mejores futbolistas del mundo. Fue victoria del conjunto platense en el choque de ida disputado en la cancha de Boca Juniors por 1-0 (Marcos Conigliaro) e hizo valer todo su potencial en Inglaterra, donde terminó empatando 1-1 (Juan Ramón Verón) para conquistar la máxima gloria deportiva.

En 1969 disputó y ganó la Copa Interamericana ante Toluca además de alzar nuevamente la Copa Libertadores tras vencer en la final a Nacional de Montevideo. Lamentablemente no pudo repetir el título mundial ya que cayó en la serie ante Milán de Italia. Los buenos resultados se volverían a suceder en 1970, año en el que Estudiantes conseguiría el tricampeonato de América superando a Peñarol de Montevideo, aunque nuevamente se quedaría en la puerta del mundo al caer ante el poderoso Feyenoord de Holanda.

La racha se terminaría en 1971 cuando Estudiantes, ya sin Osvaldo Zubeldía en el banco pero con Miguel Ignomiriello, perdía ante Nacional de Montevideo en un tercer partido disputado en el Estadio Nacional de Lima.

Si de logros deportivos se trata, los éxitos para Estudiantes volverían en la década del 80’, de la mano del mejor discípulo que tuvo el maestro Zubeldía: Carlos Salvador Bilardo. De la mano del Narigón, Estudiantes obtuvo el Campeonato Metropolitano de 1982 tras derrotar a Talleres en Córdoba por 2-0, lo que le valió a Bilardo el llamado a la Selección Argentina.

A partir de su alejamiento fue turno para que otro campeón del mundo se haga cargo del equipo: Eduardo Luján Manera. Con él sentado en el banco el Pincha conquistó el Campeonato Nacional de 1983 luego de vencer en la final a Independiente. Más acá en el tiempo, y con el regreso consumado de Juan Sebastián Verón, Estudiantes regresaría a saborear el éxito deportivo con la conquista del Torneo Apertura 2006, en un campeonato que será recordado por haber superado a Boca en una épica final disputada en el José Amalfitani. El Pincha dio vuelta el resultado gracias a los goles de José Sosa y Mariano Pavone y obtuvo el título tras 23 años.

En 2009 escribiría una nueva página dorada en su rica historia a partir de la obtención de la Copa Libertadores. Con Alejandro Sabella en el banco y un equipo que quedará en la historia, el Pincha derrotó en la final a Cruzeiro y dio la cuarta vuelta olímpica continental en el mítico Mineirao. Futbolistas de la talla de Rodrigo Braña, Mauro Boselli, Christian Cellay, Gastón Fernández y el apoyo de Sebastián Verón volvieron a quedar en la historia y tuvieron la chance de enfrentar hacia finales del año al poderoso Barcelona de Pep Guardiola, sindicado como uno de los mejores equipo de toda la historia. Fue derrota en tiempo suplementario tras empatar 1-1 al cabo de los 90’.

En 2010 obtuvo su último título oficial con Alejandro Sabella a cargo de la dirección técnica de un equipo que logró reinventarse y quedarse con el Torneo Apertura en la cancha de Quilmes.