Le saltó a la yugular

Fotografía: Agostina Rolle
Maximiliano Pesclevi

Maximiliano Pesclevi

Artículo escrito por Maximiliano Pesclevi, redactor del sitio PinchaPasión, el sitio oficial del hincha de Estudiantes y dedicado a la actualidad del primer equipo.
Maximiliano Pesclevi

Latest posts by Maximiliano Pesclevi (see all)

Pasa ésta notaShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Juego directo, actitud, solidaridad y contundencia. Cuatro claves para que Estudiantes borrara a Gimnasia de la cancha y se impusiera con absoluta claridad en un encuentro que tuvo un sólo protagonista. Todo lo que fue planificado en la semana salió a la perfección y en lo colectivo e individual no hubo equivalencias ante un rival que lució completamente maniatado por el planteo de Nelson Vivas, por el marco y por la historia. Cada duelo personal fue ganado con amplitud por los jugadores albirrojos y los goles llegaron en momentos claves, al principio del primer tiempo y al comienzo del segundo, dejando en la lona a un Gimnasia que entró sintiéndose perdedor a jugar la edición N° 155 del clásico platense.

En la semana previa, desde muchos lugares se especuló con que ambos equipos llegaban en una paridad absoluta al clásico, tanto en nivel futbolístico, en puntos obtenidos, goles a favor, y demás datos estadísticos. Incluso se decía que por el buen partido que había desarrollado el conjunto de Pedro Troglio ante San Lorenzo en el Bosque, el visitante era quien mejor parado llegaba. Por otro lado, Estudiantes venía con algunas dudas tras perder ante Huracán en lo que tal vez fue el partido más flojo desde el comienzo del torneo. Pero pocos tuvieron en cuenta el contexto en que los clásicos se juegan en los últimos años, y sobre todo cuando se disputa en el Estadio Único, donde el Pincha nunca perdió ante el Lobo. Sin dudas lo psicológico influye mucho en el fútbol, y se evidenció con más claridad después del primer gol de Estudiantes apenas pasados los diez minutos de juego. Gimnasia entró bien plantado, presionando e intentando hacerse ancho a espaldas de Juan Cavallaro y Augusto Solari, pero ese plan se echó por la borda luego de que Gastón Fernández definiese tras una magnífica habilitación (sin tocar la pelota) de Lucas Viatri. El golpe no fue definitivo pero si un gancho al mentón en el primer round que dejó al rincón azul pidiendo aire.

Las espaldas de Facundo Oreja y Lucas Licht empezaban a ser una invitación para le llegada de los volantes y laterales de Estudiantes que entendieron por donde podían herir profundamente a su rival. Por momentos el local cedió la iniciativa pero el conjunto tripero se mostró extremadamente errático, generando algún peligro sólo con tiros desde la esquina o por jugadas aisladas, como la de Noble que terminó desviando Leandro González Pirez. El ritmo era intenso pero carente de situaciones de riesgo, sin armarse del todo. Lógicamente el equipo de Vivas era el más aplomado en el terreno, con Santiago Ascacibar e Israel Damonte imponiéndose y la tranquilidad del 1-0 a favor. Viatri se fajó con los centrales y ganaba más de las que perdía en las divididas, haciendo un trabajo sucio imprescindible. El primer tiempo terminó con un partido todavía por resolverse, aún con esa ansiedad en los hinchas que estaba expectantes.

Esos nervios se aplacaron con rapidez en el complemento, Estudiantes salió decidido a liquidarlo. Facundo Sánchez se transformó en una pesadilla para Licht y con la Gata moviéndose a espaldas del doble cinco conformado por Fabián Rinaudo y Roberto Brum, la cena estaba servida para el León. Carlos Auzqui, que llegó con lo justo al clásico, puso todo su amor propio aún estando en inferioridad de condiciones, marcando diferencias por izquierda y también incursionando en el área. Así llegó el segundo gol, con una corrida optimista del 7 pincha que aprovechó el rebote del arquero para empezar a definir el partido. Desde ese momento, todas las divididas empezaron a ser de Estudiantes, que no claudicó jamás en la intensidad, y lejos de conformarse intentó por sus medios llegar al tercero. Sánchez provocó un surco por la derecha y provocó el penal que la Gata iba a resolver con sutileza, todo resuelto y que no se hable más, desde ese momento tanto los hinchas como los jugadores comenzaron a disfrutar el encuentro. Un Gimnasia impotente no pudo torcer el rumbo ni siquiera con algunos cambios, que pasaron desapercibidos ante una actuación compacta y convincente de Estudiantes. Así como el conjunto albirrojo ganó los duelos individuales dentro de la cancha, Nelson Vivas le ganó el suyo a Troglio. A pesar de tener el mismo esquema los dos (4-2-3-1), el del Pincha fue mas permeable, más adaptado y con intérpretes que leyeron bien su guión. El entrenador declaró sentirse incómodo cuando depende de un resultado para trabajar tranquilo y la alegría de una victoria dura hasta el lunes… pero este triunfo lo asentó y le da un plus de confianza, por parte de la gente y del periodismo. Que esta alegría dure un poco más entonces.

Pasa ésta notaShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0
ABOUT Maximiliano Pesclevi

Artículo escrito por Maximiliano Pesclevi, redactor del sitio PinchaPasión, el sitio oficial del hincha de Estudiantes y dedicado a la actualidad del primer equipo.

View all posts by

RELATED ITEMS